Mapa del sitio
Daily News
Búsqueda avanzada
ClasificadosUsuariosAnunciantes
Caracas, miércoles 21 de noviembre, 2007  
404 Not Found

404 Not Found


nginx
Principal > Opinión > Noticias
Hoy Esta Semana Nuestras Firmas
 
Imprimir Enviar por correo  |  Disminuye letraAumenta letra
 
María Mercedes Febres Cordero // Diferir, por la Democracia diferir

Diferir el referendo para que se pueda garantizar el derecho a elegir de los venezolanos

En estos momentos, Venezuela atraviesa una crisis institucional pocas veces observada en su historia democrática, vista la propuesta de reforma constitucional que el Presidente de la República y la Asamblea Nacional han presentado al país y a la convocatoria de un referendo aprobatorio por parte del Consejo Nacional Electoral (CNE).

En este contexto, de acuerdo con diversos estudios de opinión de empresas ampliamente reconocidas en el país, el porcentaje de ciudadanos que manifiestan plena confianza en el actual CNE es del 30% y como indicativo de su debida imparcialidad, sólo el 41% de los encuestados manifiesta que el Poder Electoral es un poder independiente; el resto de los consultados responde que éste depende directamente del presidente Chávez, de la Asamblea Nacional o del Tribunal Supremo de Justicia.

Con respecto a la precisión de los resultados desde un punto de vista operativo, al preguntarle a los encuestados en quién confiaría usted para vigilar y contar los votos en un proceso electoral, sólo el 36% responde que en los miembros de mesa designados por el CNE.

Al evaluar el principio fundamental de la libertad de elegir mediante el voto directo y secreto, el 33% de los encuestados (1 de cada 3) tiene la percepción de que las computadoras de votación y las capta huellas no garantizan el secreto del voto, de que existe la posibilidad de determinar por qué o por quién se sufraga.

Para opinar racionalmente sobre los sistemas de votación electrónica, como el que se utiliza en Venezuela, sólo hace falta analizar la literatura existente para afirmar que están siendo cuestionados a nivel mundial por sus vulnerabilidades en seguridad y auditabilidad.

No está certificado
El término "caja negra", se asocia a las computadoras de votación de hardware propietario (cerrado al acceso público), al software de votación y conteo, también propietarios y a la utilización de redes de comunicación susceptibles a ser intervenidas por agentes intermedios. Ningún sistema de votación electrónica a nivel mundial ha sido certificado de acuerdo con normas internacionales reconocidas como las emanadas del ISO (International Organization for Standarization) o del IEEE (Institute of ElectricalandElectronicsEngineers).

Según el especialista Avi Rubin, director del Instituto para la Seguridad Informática de la Universidad de John Hopkins, Estados Unidos, "se desplazó hacia la votación electrónica en las elecciones públicas antes de que la tecnología estuviera lista". Esta preocupación ha sido también expresada por científicos de otras prestigiosas universidades, tales como California, Florida, MIT, Nueva York, Princeton, Universidad Central de Venezuela (UCV) y Universidad Simón Bolívar (USB), por mencionar algunas. Más aún, en Holanda, Italia, Irlanda e Inglaterra se han suspendido los procesos de votación electrónica luego de demostrarse la facilidad con la cual pueden ser intervenidos.

Desinformados
En estos momentos, los sectores que se identifican con diferir la convocatoria, señalan que la población venezolana está desinformada con respecto al contenido de una reforma, que bien podría ser llamada "Reforma Express" y que al mismo tiempo los ciudadanos se debaten, primero, entre la legitimidad o no de la misma; segundo, entre decidir si están a favor o en contra, y tercero, entre votar o no votar.

Ante esta realidad, cabe preguntarse entonces:

* Si el Poder Electoral no se percibe como autónomo e imparcial, ¿cómo pueden los ciudadanos venezolanos concurrir a la convocatoria de referéndum con la certeza de que la voluntad popular será respetada?

* ¿Cómo se puede acatar la decisión final del máximo árbitro comicial si no se confía en él?

* ¿Cómo se puede votar libremente con un sistema electoral sin plena confianza en el secreto del voto?

Dudas y reflexión
Es evidente que estas dudas sobre el sistema electoral venezolano y quienes lo representan, deben llamar a la reflexión a todos aquellos actores nacionales e internacionales que le exigen a Venezuela que se manifieste en democracia y que vaya a las urnas a aprobar un nuevo proyecto de vida nacional.

Además, la credibilidad en la política es fundamental; recordemos que "la mujer del César no sólo debe ser honesta sino parecerlo". Por la democracia, es necesario generar la confianza necesaria para que todos los electores, independientemente de sus preferencias políticas, conozcan la reforma propuesta y tomen su decisión en libertad con la certeza de que la voluntad popular será respetada.

Lo sensato
Por lo anteriormente expuesto, diferir el referendo es lo más sensato, no sólo para conocer el contenido de los ar- tículos que conforman la reforma, sino para garantizar el derecho a elegir de los venezolanos.

Es esencial en este contexto accionar de manera ciudadana para:

* Fortalecer el Poder Electoral, nombrando un CNE que se perciba como imparcial, independiente y autónomo.

* Abrir la "caja negra" del sistema electrónico de votación, como se exige en otros países, para que todos los componentes de software, hardware y telecomunicaciones utilizados sean del dominio público.

* Realizar auditorías técnicas especializadas y exhaustivas sobre la seguridad y precisión del sistema.

* Auditar los votos electrónicos invisibles de la única manera posible, contando todos los votos en el centro electoral para verificar el resultado del acta computarizada, antes de transmitir los datos al centro de totalizaciones.

* Exigir a las misiones de observación nacional e internacional, una observación técnica especializada, que realmente permita evaluar el proceso y avalar sus resultados de forma integral.

Es importante que los observadores nacionales e internacionales, en especial la Organización de Estados Americanos (OEA), la Unión Europea (UE) y el Centro Carter, conozcan esta realidad cuando acepten la responsabilidad de observar novedosos procesos electrónicos de votación, de gran complejidad tecnológica, versus los procesos manuales tradicionales.

Imparcialidad del árbitro
Todos los venezolanos, independientemente de su orientación política, requieren el cumplimiento de los principios fundamentales del derecho a elegir: imparcialidad del árbitro, transparencia, derecho de vigilancia y confianza en el secreto del voto.

Ignorar la desconfianza en el CNE y en el sistema electrónico de votación, no harán que desaparezca la abstención, pero asumir la realidad y actuar en consecuencia con acciones como las propuestas anteriormente contribuirán sin duda a la participación ciudadana.

Para finalizar, si no priva la sensatez para diferir el referendo aprobatorio, el país deberá expresar su voluntad a través del voto, a pesar de las condiciones tan desfavorables antes mencionadas.

Que lo sepa el mundo entero: si se va a esta consulta, será bajo protesta.

La lucha es democrática y el mayor reto será que se respete la decisión soberana en paz.

Ingeniero de Computación Master en Análisis  Cuantitativo, Universidad de Nueva York, Estados Unidos
mmfebres@yahoo.es



 
Más artículos de esta firma
 
Imprimir Enviar por correo  |  Disminuye letraAumenta letra
 
Contáctenos | Política de privacidad | Términos legales | Condiciones de uso
Búsqueda avanzada
Copyright @ Diario El Universal C.A. 2007