Mapa del sitio
Daily News
Búsqueda avanzada
ClasificadosUsuariosAnunciantes
Caracas, miércoles 31 de mayo, 2006  
404 Not Found

404 Not Found


nginx
Principal > Opinión > Noticias
Hoy Esta Semana Nuestras Firmas
 
Imprimir Enviar por correo  |  Disminuye letraAumenta letra
 
Alberto Arteaga Sánchez // Amor a los perros y reflexiones de lectores

MIS DOS ARTICULOS anteriores sobre el mundo de los animales y los malos tratos a estos maravillosos seres como me lo advirtió Miguel Maita, conocedor de la materia y coordinador de esta página tuvieron como efecto expresivos mensajes de solidaridad por la importancia dada a este tema y por la carga afectiva del mensaje.

La verdad debo confesarlo es que en veinte años como articulista de opinión sobre cuestiones jurídicas y, especialmente sobre derecho penal, jamás había obtenido tan gratificantes y expresivas comunicaciones sobre lo tratado. Ello confirma que no sintonizamos con el derecho menos con el derecho penal y que el abordaje de la materia, aunque sea en asuntos de actualidad, nos suena lejano y confuso, a pesar de que percibamos que en cualquier momento nos puede tocar de cerca la dolorosa realidad de sufrir en carne propia o en la de parientes o amigos la experiencia kafkiana de la persecución penal que, en definitiva, no conduce a solución alguna.

LA CALIDEZ, espontaneidad y emotividad de los mensajes recibidos expresan, sin duda, la importancia del amor a los animales en una sociedad que, muchas veces, solo exhibe muestras de odio, de resentimiento y de indiferencia o maltrato a quienes nos rodean.

El mundo de los animales y, en particular, de los perros, toca la fibra de los seres humanos sensibles que, aprendiendo a vivir con esas maravillosas criaturas de Dios, nos dan la oportunidad de ejercitarnos en el afecto, en la fidelidad y en la preocupación por otros seres que no pueden expresarse en nuestro propio lenguaje, pero que se hacen entender en forma clara e inequívoca.

CONVIVIR CON UN PERRO, integrado a la familia, compartir sus alegrías, tristezas y enfermedades, verlo crecer, superar más rápidamente que nosotros las etapas de su existencia multiplicando por siete cada año de su vida, sin duda es una experiencia importante.

Mi esposa ha aprendido a leer la mirada de nuestra perrita y a interpretar su estado de ánimo y de salud: y yo he entendido entre otras cosas que los animales son más sabios que los humanos y cuando asumen determinados comportamientos deben ser respetados en sus decisiones y no ser forzados, como hacemos con nuestros hijos, obligándolos a comer, a salir o a caminar, cuando ello no es lo in dicado.

En síntesis, el contacto con un animal es experiencia positiva de vida y como lo recoge uno de los mensajes recibidos: "todos debemos tomar conciencia del valor de esta hermosa obra de Dios que son los animales... siempre he pensado que la persona que es capaz de hacerle daño a un animal, es perfectamente capaz de hacerle daño a un niño o a cualquier otro ser humano".

POR LO DEMAS, no puedo menos que dejar constancia y constatar que, según opinión de muchos, pareciera que el derecho y la abogacía son ocupaciones muy alejadas del amor de los animales, con la importante acotación del reclamo ante la necesidad de propiciar y alentar la defensa de los derechos de estos fieles amigos del hombre.

Por supuesto, también considero importante las conclusiones de un sobrino arquitecto, inteligente observador de la realidad que nos rodea y muy cercano en el afecto, que me escribió: "¡Qué sorpresa! Te leo y no te reconozco... una lectura que se puede dar a tu artículo entre líneas es que ante tantos problemas y tan poca solidaridad en nuestro país, es preferible hacerse amigo de un perro, ¡Yo estaría de acuerdo!".

arteagasanchez@cantv.net

 



 
Más artículos de esta firma
 
Imprimir Enviar por correo  |  Disminuye letraAumenta letra
 
Contáctenos | Política de privacidad | Términos legales | Condiciones de uso
Búsqueda avanzada
Copyright @ Diario El Universal C.A. 2007